Un viejo conocido: "El Chapo" Guzmán regresa a penal del que se fugó
sábado, 9 de enero 2016

el-chapo-cua.jpg

El narcotraficante mexicano Joaquín “Chapo” Guzmán regresó el sábado a la prisión de máxima seguridad de la que se fugó en julio pasado huyendo por un túnel, tras ser recapturado gracias a su deseo de hacer una película autobiográfica.

 

Guzmán, de 58 años, quien hasta el viernes había sido el narcotraficante más buscado del mundo, fue recapturado por la mañana del viernes en la ciudad de Los Mochis, en Sinaloa (noroeste), en medio de un operativo militar.

 

Elementos de la Marina Armada de México y otras autoridades le seguían la pista desde hacía varios meses en zonas montañosas de esa región y del vecino estado de Durango, considerados sus bastiones.

 

La procuradora General de la República, Arely Gómez, informó por la noche en una conferencia de prensa que Guzmán Loera sería “trasladado nuevamente al Centro de Federal de Readaptación Social número uno del Altiplano”, a 90 km de la Ciudad de México.

 

Guzmán fue presentado ante la prensa, en el hangar de la fiscalía en la capital mexicana, bajo fuertes medidas de seguridad vistiendo una playera y pantalones deportivos azul marino.

 

El exlíder del poderoso cártel de Sinaloa, quien se fugó la noche del 11 de julio pasado de esa cárcel, fue localizado en una casa de Los Mochis (256.000 habitantes), en la que se había refugiado desde el jueves en la madrugada.

 

De acuerdo con la fiscal, Guzmán Loera y su jefe de seguridad Orso Iván Gastelum lograron escapar por los conductos del drenaje, mientras se registraba un enfrentamiento entre los militares, que llegaron al domicilio, y pistoleros que los recibieron a balazos.

 

En la confrontación un uniformado resultó herido y cinco presuntos agresores murieron, mientras que otros seis fueron aprehendidos.

 

‘El Chapo’ y Gastelum huyeron por los ductos del drenaje iniciándose una persecución subterránea por parte de militares que lograron ver cuando los delincuentes salieron a la calle abriendo una alcantarilla, abordaron un automóvil y trataron de escapar.

 

Pero poco después fueron interceptados por los uniformados, dijo Arely Gómez.

 

La funcionaria reveló que los militares vigilaban esa propiedad, entre otros inmuebles, desde hacía un mes.

 

Un “aspecto importante que permitió precisar su ubicación, fue el haber descubierto la intención de Guzmán Loera de filmar una película biográfica”, dijo la fiscal que detalló que incluso Guzmán se había estado reuniendo con actrices y productores.

 

Joaquín Guzmán Loera sorprendió en julio pasado con la espectacular fuga del penal de máxima seguridad en el que estaba recluido desde febrero de 2014.

 

Con ayuda de uno de su abogados y otros cómplices, se mandó construir un túnel de 1,5 km desde la ducha de su celda por donde se escabulló hacia el exterior.

 

Desde ese lugar viajó por tierra hasta un pequeño aeropuerto en el vecino estado de Querétaro donde abordó una avioneta que lo llevó hasta las montañas entre Sinaloa y Durango.

 

Guzmán ya se había fugado de un penal de máxima seguridad de Jalisco en 2001.

 

La última fuga de “El Chapo” significó un duro golpe para la administración del presidente Enrique Peña Nieto, que enfrentó fuertes críticas por fuga.

 

Peña Nieto se congratuló el viernes de la captura y dijo que fue el resultado de “un intenso y cuidadoso trabajo de inteligencia e investigación” que llevó a las autoridades y a militares a acecharlo “durante días y noches”.

 

De su lado, la procuradora General de Estados Unidos, Loretta Lynch celebró la detención y dijo que ahora el capo “tendrá que responder por sus presuntos crímenes, que han causado mucha violencia, sufrimiento y corrupción”.

 

La recaptura representa un espaldarazo para el gobierno que había sufrido una fuerte humillación con la espectacular fuga.

 

En septiembre, la fiscalía mexicana obtuvo una orden de aprehensión con fines de extradición, pero dos meses después los abogados del capo solicitaron un amparo, alegando entre otras cosas que en Estados Unidos podría ser condenado a la pena de muerte.

 

Especialistas han dicho que ahora la pregunta es si el gobierno mexicano estará dispuesto a enviarlo al país del norte y cuánto tiempo tardará en hacerlo.

 

Apodado “El Chapo” por su baja estatura (1,55 m), Guzmán Loera mostró siempre astucia para construir túneles con el fin de traficar drogas y escabullirse en su natal Sinaloa y otras regiones, incluso el que usó para fugarse está hecho justo a su medida.

 

Gracias al tráfico de drogas a Estados Unidos -el mayor consumidor mundial- pero también a Asia o Europa, Guzmán llegó a convertirse en uno de los hombres más ricos del mundo.

 

(AFP)

Comentarios