Vea acá el corto del primer Óscar para Chile inspirado en exiliado por dictadura pinochetista

  • Lunes, 29 Febrero 2016 12:32
  • Facebook Twitter +1 Enviar por Correo

Este domingo, el cortometraje animado chileno “Bear Story” (Historia de oso), producido por Punkrobot Studio y apoyado por el Gobierno de ese país, logró el primer Premio Oscar para dicha nación suramericana en la categoría “Mejor cortometraje de animación”. Pero este corto, que es también la primera producción latinoamericana en ganar en esta categoría, tiene una inspiración muy particular, según explicó su director, Gabriel Osorio.

 

“Personalmente, quiero dedicar este logro a mi abuelo, quien inspiró esta historia, y a toda la gente que, como él, que ha sufrido en el exilio. Que esperamos que esto nunca vuelva a suceder”, exclamó Osorio al recibir el premio. “Queremos agradecer a la Academia, a nuestra familia y a todos en Chile que nos apoyaron y confiaron en nuestro trabajo”.

 

La cinta, dirigida por Gabriel Osorio y escrita por Daniel Castro, cuenta la historia de un oso que fue bruscamente secuestrado y separado de su familia para formar parte de un circo. Viviendo con la inquietante incertidumbre de no saber el destino de sus seres queridos, es obligado por sus captores a trabajar en el circo.

 

Si bien el drama expuesto en este cortometraje, de diez minutos de duración, se enmarca en el ámbito de la ficción, el origen del relato tiene un trasfondo histórico muy potente: está basado en la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990) y fue inspirado por el exilio del abuelo del director de la cinta.

 

Días antes, Osorio relató en una entrevista: “Me inspiré en una historia familiar, que tiene que ver con el exilio de mi abuelo. Él estuvo dos años en prisión después del golpe militar y luego en 1975, lo exiliaron. Yo crecí sin conocer a mi abuelo y eso me da un punto de partida, una inspiración para tratar el tema de qué pasa cuando una familia está separada, que es finalmente de lo que se trata el corto”.

 

Éxito internacional

 

“Bear Story” es aclamado por la crítica especializada y premiado en reconocidos festivales internacionales, tanto por su calidad técnica y artística, como por la emotividad de su historia. “Esta historia, de inspiración chilena, representa la ilusión de la animación latinoamericana en la competencia de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas”, explica la Embajada de Chile en Venezuela en nota de prensa.

 

El cortometraje llegó en buen pie a la premiación de los Oscar. Desde su estreno en el Festival de Annecy, en junio de 2014, el cortometraje ha sido galardonado en diversos países: en el Festival Animamundi de Brasil, ganó en las categorías “Mejor Cortometraje Infantil” y “Mejor Dirección de Arte”; en el Festival Alucine Latin Film & Media Arts de Canadá, recibió un premio por “Mejor Animación”; en el Cleveland International Film Festival, se coronó como “Mejor Cortometraje de Animación”; y, recientemente, ganó la votación del público y del jurado en el Short List Film Festival, organizado por la revista especializada The Wrap.

 

Este domingo, el cortometraje animado chileno “Bear Story” (Historia de oso), producido por Punkrobot Studio y apoyado por el Gobierno de ese país, logró el primer Premio Oscar para dicha nación suramericana en la categoría “Mejor cortometraje de animación”. Pero este corto, que es también la primera producción latinoamericana en ganar en esta categoría, tiene una inspiración muy particular, según explicó su director, Gabriel Osorio.

 

“Personalmente, quiero dedicar este logro a mi abuelo, quien inspiró esta historia, y a toda la gente que, como él, que ha sufrido en el exilio. Que esperamos que esto nunca vuelva a suceder”, exclamó Osorio al recibir el premio. “Queremos agradecer a la Academia, a nuestra familia y a todos en Chile que nos apoyaron y confiaron en nuestro trabajo”.

 

La cinta, dirigida por Gabriel Osorio y escrita por Daniel Castro, cuenta la historia de un oso que fue bruscamente secuestrado y separado de su familia para formar parte de un circo. Viviendo con la inquietante incertidumbre de no saber el destino de sus seres queridos, es obligado por sus captores a trabajar en el circo.

 

Si bien el drama expuesto en este cortometraje, de diez minutos de duración, se enmarca en el ámbito de la ficción, el origen del relato tiene un trasfondo histórico muy potente: está basado en la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990) y fue inspirado por el exilio del abuelo del director de la cinta.

 

Días antes, Osorio relató en una entrevista: “Me inspiré en una historia familiar, que tiene que ver con el exilio de mi abuelo. Él estuvo dos años en prisión después del golpe militar y luego en 1975, lo exiliaron. Yo crecí sin conocer a mi abuelo y eso me da un punto de partida, una inspiración para tratar el tema de qué pasa cuando una familia está separada, que es finalmente de lo que se trata el corto”.

 

Éxito internacional

 

“Bear Story” es aclamado por la crítica especializada y premiado en reconocidos festivales internacionales, tanto por su calidad técnica y artística, como por la emotividad de su historia. “Esta historia, de inspiración chilena, representa la ilusión de la animación latinoamericana en la competencia de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas”, explica la Embajada de Chile en Venezuela en nota de prensa.

 

El cortometraje llegó en buen pie a la premiación de los Oscar. Desde su estreno en el Festival de Annecy, en junio de 2014, el cortometraje ha sido galardonado en diversos países: en el Festival Animamundi de Brasil, ganó en las categorías “Mejor Cortometraje Infantil” y “Mejor Dirección de Arte”; en el Festival Alucine Latin Film & Media Arts de Canadá, recibió un premio por “Mejor Animación”; en el Cleveland International Film Festival, se coronó como “Mejor Cortometraje de Animación”; y, recientemente, ganó la votación del público y del jurado en el Short List Film Festival, organizado por la revista especializada The Wrap.

 

Pero lejos de conformarse con estos reconocimientos, los realizadores de “Bear Story” trabajaron arduamente para dar a conocer su trabajo. Es por eso que, dos semanas antes de la ceremonia de premiación de la Academia, viajaron a Los Ángeles, donde realizaron diversas actividades promocionales.

 

Año histórico para el cine de animación latinoamericano

 

Además del reconocimiento mundial que ha recibido, “Bear Story” marca un importante hito al ser el primer cortometraje latinoamericano animado en recibir una nominación al Oscar. A este respecto, Gabriel Osorio, destaca la importancia de esta nominación para cine de Latinoamérica y de Chile. “Esto sin duda marca un precedente para lo que pueda suceder más adelante con el desarrollo de la industria. Es algo de lo que nos sentimos muy orgullosos, el poder estar aportando a que la industria de la animación en Chile siga creciendo, pensando en que pueda consolidarse y transformarse en una industria sustentable”, dijo.

 

En cuanto a la difusión del corto en el país, cabe señalar que la productora llegó a un acuerdo con Cinecolor para que “Bear Story” sea exhibida en los cines chilenos como antesala de la película animada “Zootopia”, de Disney. Este será el estreno oficial del cortometraje en su país de origen, a partir del 18 de febrero.

 

Dentro de los países latinoamericanos, no sólo Chile se abre paso en el mundo de la animación. Otro film que compitió por la estatuilla fue “El niño y el mundo”, largometraje brasileño nominado en la categoría Mejor película de Animación, cerrando así un gran año para el cine animado en América Latina.

 

El corto “Bear Story” fue producido por Punkrobot Studio y realizado con el apoyo del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de Chile, la Universidad de las Américas y la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) del Gobierno de Chile.

 

 

cuadro-peli.jpg

(Alba Ciudad)

Visto 4328 veces
Facebook Twitter +1

Comentarios