Lea acá el cuento de los chalecos antibalas que salvaron a Chávez (+humor)

  • Sábado, 05 Marzo 2016 10:28
  • Facebook Twitter +1 Enviar por Correo

chavez-frias-cc.jpg

Este sábado 5 de marzo, cuando se cumplen tres años de la siembra del gigante Hugo Chávez, es propicio recordar esa forma única, incomparable y original de ser. Sin duda alguna el Comandante era todo un personaje, jocoso, espontáneo y natural, simplemente sin nada que ocultar.

 

A continuación, presentamos para ustedes parte de las tantas experiencias vividas por un gran hermano de vida del comandante Chávez, el diputado a la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, quien amablemente contó a Yvke Mundial divertidas anécdotas que seguro nunca olvidará.

  

"Chávez tenía una respuesta jocosa ante cualquier situación”
 

Entre tantas vivencias compartidas con el gigante del siglo XXI, Cabello resalta entre risas, una situación vivida en la campaña electoral del año 1998, se encontraban en Mérida, camino a La Fría en el estado Táchira, cuando les llega una información de amigos oficiales de la Fuerza Armada, en la que indican que se planea un supuesto atentado contra el comandante Hugo Chávez.

 

“Entonces buscamos unos chalecos antibalas, todos viejitos, echados a perder, y le dijimos: conseguimos estos chalecos, tiene que ponerse uno... y él nos dice, no, yo no me voy a poner ningún chaleco, y bueno... al final aceptó ponérselo si también no los poníamos.”

  

Siguió comentando, “todos nos pusimos el chaleco y nos fuimos a caminar por las calles, sintiendo aquel calorón, una cosa asfixiante... al final, terminamos las actividades y llegamos al sitio donde nos estábamos quedando, nos manda a llamar y dice: vean ustedes como son, pasamos todo el día con este bendito chaleco, el cual pesaba muchísimo y ¡ni un tirito nos echaron en todo el día!, ¡No me lo pongo más!”. 

 

El diputado afirmó que “de verdad no logramos que se pusiera un chaleco en otra oportunidad, utilizando la excusa de “el tirito”, y menos mal que no ocurrió, pero ese era Hugo Chávez, por su enlace con el pueblo, siempre sacaba una respuesta jocosa ante cualquier situación” .

 

“Cuando uno le preguntaba, comandante, ¿Y ahora qué vamos a hacer?, Él contestaba: triunfar, nunca tenía duda”.

 

Otra anécdota
 

"¿Y tú crees qué yo soy pendejo?, yo sé que fuiste tú quien apagó la luz"
 

"Estábamos jugando de todo, béisbol, bolas criollas, pelotica de goma, futbolito, entre otros, con un grupo de gente de la embajada cubana... pero a el comandante y a su equipo les iba muy mal, ¡no habían ganado!, y llevábamos como seis partidos, ya era de noche, y en la madrugada como a las cuatro, todo el mundo estaba agotado... mientras bateaban fui y apagué la luz, ¡Claro! Luego la iba a prender, pero cuando lo intenté eso no prendió... yo salí corriendo y me le puse al lado, y él me dice: Diosdado ¿Dónde estás?, ¡Seguro que fuiste tú!, y yo: mi comandante, yo estoy aquí, ese no fui yo".

 

Cabello resalta que los compañeros cubanos le agradecieron el acto, pues estaban muy cansados, “al final, como a las dos semanas, le confieso al comandante que fui yo el que apagó la luz,  a lo que él responde... ¿Y tú crees qué yo soy pendejo?, yo sé que fuiste tú quien apagó la luz, pero yo también estaba cansado...”

  

“Él estaba cansado, ¡pero no se quería rendir y asumir que estaba perdiendo!, por eso no mandó a parar el juego, entonces yo apagué la luz y fue providencial para todos nosotros”, recuerda Cabello con cierta picardía.

 

Finalmente, el diputado señala que el comandante Chávez, era todo un personaje, “un gran amigo, hermano... un señor que sabía cuando aconsejar, llamar la atención o reconocer el trabajo de la gente... un verdadero líder, no conozco nada parecido, y si algo agradezco a la vida es haber tenido la oportunidad de vivir en el tiempo de Hugo Chávez”.

  

Como buen venezolano, el "Arañero de Sabaneta",  contaba con un excelente sentido del humor. Para toda ocasión, tenía un cuento, chiste, anécdota, canción o poema para exponer.

 

Ante cualquier situación mostraba su mejor sonrisa , expresándose tal cual como era, cosa que alpueblo le encantaba y disfrutaba tanto como él.

 

A continuación dejamos para ustedes, imágenes de ese Chávez jovial, alegre y divertido que todos conocimos:

 

 

 

 

(Yvke Mundial)

 

 

Visto 8712 veces
Facebook Twitter +1

Comentarios