Los adecos de ayer y de hoy: La reacción ante el decreto gringo (+Díaz Rangel)
domingo, 20 de marzo 2016

enlacasa1.jpg

Quienes conocen nuestra política contemporánea se habrán preguntado cómo habría reaccionado Acción Democrática en la época de Gallegos, Betancourt, Andrés Eloy Blanco, Prieto Figueroa, Pérez Alfonzo, Valmore Rodríguez, Leonardo Ruiz Pineda, Raúl Ramos Giménez y Pedro Pérez Salinas, si una declaración similar a la del presidente Obama, de ratificación de un decreto acusando a Venezuela de amenazar la seguridad de EEUU y su política exterior, la hubiese formulado un presidente estadounidense, aún en el caso de que declaración como esa la hubiesen hecho en época del gobierno del presidente Medina Angarita, al que se oponían hasta llegar hasta su derrocamiento.

 

No deberían quedar dudas de que en ningún caso su respuesta habría sido la del silencio, de darle largas o de mostrar alguna satisfacción con su contenido. El país estaba por encima de todo. No habría sido de apoyo a Medina, pero sí de inequívoca defensa del país, de su soberanía, de la Venezuela agredida.

 

Por eso es tan incomprensible para la mayoría la conducta asumida por una Asamblea Nacional que AD domina y que, siendo el poder legislativo del Estado venezolano, producto de la libre y universal votación ciudadana, no dijera una sola palabra de condena y de defensa de nuestra soberanía, ¿o es que creen que no ha habido una agresión a esa soberanía que por la Constitución están obligados a defender? ¿Piensan honestamente que hacen lo correcto? ¿Leyeron las declaraciones del presidente Obama contra Venezuela, y la de nuestra Fuerza Armada en su defensa?

 

Permítanme expresarles mis dudas. Yo entiendo, como buena parte del país, que no acompañaran al Polo Patriótico en algunas votaciones, incluida la relativa a prorrogar el período del decreto de emergencia, pero nunca en este caso. Inconcebible. De verdad, parecen de espaldas al país.

 

100 años de la invasión a EEUU

 

El lunes 7 de marzo se cumplieron 100 años de la primera y única invasión a territorio estadounidense. Independiente desde 1776 y a pesar de haber participado en dos guerras mundiales, en decenas de otros conflictos, y de haber ocupado países, nunca su territorio fue invadido. Lo hizo Pancho Villa en 1916 con unos 500 de sus “dorados”, tomó la ciudad de Columbus y regresó a México. Seguidamente se produjo una implacable persecución de miles de soldados, aviación, tanques, artillería, etc, comandados por el general Pershing, quien poco después dirigió las tropas de EEUU en la primera guerra mundial. Debieron regresar 11 meses después con el rabo entre las piernas, como se dice en estos casos.

 

“Y en lo que respecta al cine, luego de muchos documentales donde el mismo Villa actuaba, figuran unas 20 películas, desde Viva, Villa, en 1934, con Wallace Beery, que tuvo respuesta mexicana en Vámonos con Pancho Villa (1936), con fotografía de Gabriel Figueroa, y México insurgente, de John Reed y Paul Leduc. Desde entonces artistas como Yul Brynner, Pedro Armendáriz, Telly Savalas, Domingo Soler, Antonio Aguilar y la última en 2003, de Antonio Banderas, han interpretado al personaje. El 28 de febrero de 2010 ya tenía 1.160.000 entradas en el buscador de Google” (Taibo II).

 

¿Llegó el momento? ¿Washington creerá llegado el momento de arremeter contra los avances en América Latina, que es la hora de acabar con la época de cambios en la región? ¿Junto con la derecha continental, sus asesores piensan que los reveses electorales habidos en Argentina, Venezuela y Bolivia son suficientes indicadores de que estamos ante la oportunidad del retroceso y de propiciar mecanismos para desestabilizar los gobiernos de Dilma, Maduro, Evo y Correa y acabar con los liderazgos de Cristina y de Lula? (ya vendrá el turno de Ortega). Se han visto las primeras reacciones en Argentina y Venezuela y ahora las nuevas movilizaciones populares de los argentinos, y en Brasil, y seguramente en Bolivia -mientras las noticias de agencias y de la TV internacional, con las excepciones conocidas, son bien parcializadas-, apenas reflejan una reacción que está extendiéndose. No será fácil el regreso al pasado que pretenden.

 

Denuncias por escuchar. No sé quién es Eudis Girot; Globovisión lo presentó el jueves como director ejecutivo de la Federación de Trabajadores Petroleros, dice que fue condecorado con la Orden Libertador después de la recuperación de algunos petroleros durante el paro-sabotaje de 2002-03. Ahora hizo una serie de denuncias, graves, en mi opinión, contra directivos y gerentes de Pdvsa, y cuya transcripción leí detenidamente. ¿Estarán exageradas? No sé, aun siendo así, por su magnitud y por las pérdidas que provocan en la empresa, merecen ser investigadas. Como han solicitado ser recibidos por la junta directiva de Pdvsa y no los reciben, exhortó particularmente al presidente Nicolás Maduro, a quien llamó reiteradamente a escuchar a los trabajadores. “Cuando los escuche, Pdvsa será distinta”. Leídas las declaraciones, creo que el Presidente debe oírlos, o hacer que alguien de su confianza los oiga. Esas denuncias no pueden quedar en el aire y tomadas por la oposición.

 

Política margariteña. De Margarita no podría regresar, interrumpidas mis vacaciones, sin alguna noticia. Una es la reacción habida por el mensaje distribuido en redes sociales, llamando a “no venir a la isla de Margarita en Semana Santa”, porque todo hace falta: agua y alimentos, “los ferrys son un riesgo”, y les piden ir a los Llanos, los Andes, al litoral de Sucre o de Anzoátegui, etc. Todos, hasta el comercio importador, han reaccionado contra ese llamado, que, se supone, pretende hacerle daño al Gobierno nacional, pero en el fondo se lo hacen al comercio local, a los hoteles y restaurantes, a las vendedoras de empanadas, en fin a todo aquel relacionado con el turismo. Desde El Sol de Margarita han sido duros en denunciar esa campaña. Y la otra es que el alcalde Alfredo Díaz, de AD, ya se lanzó como candidato a gobernador, parece que con alguna opción. Y un hombre de la veteranía de Morel Rodríguez, ahora de Copei, no podía dejarle ese espacio libre, y seguidamente declaró: “Seré el candidato del pueblo para gobernar Nueva Esparta” (están sacando las cuentas de cuántos años lo ha gobernado). ¿Y la oposición, es decir, el chavismo, tiene candidatos? Se habla de la reelección, pero el general Mata como que no se anima. ¿Se quedarán los dos? Un taxista me aseguró que se pelearán, y no cree cuando le dije que la MUD sabrá repartir las candidaturas y llegar a un acuerdo en Nueva Esparta.

 

NO ES INOCENTE la reunión de Maduro en Cuba, poco antes de la visita de Obama a La Habana. ESTA TARDE debo estar en la corrida de cierre de las Ferias de San José en Maracay. PARECE cierto que la fábrica de cemento de San Sebastián de los Reyes fue inaugurada sin que estuviese operativa.

 

(ÚN)



Comentarios