¿Hijos heredan la inteligencia de su madre o de su padre? La ciencia tiene ya la respueta

  • Domingo, 20 Marzo 2016 19:49
  • Facebook Twitter +1 Enviar por Correo

1bebe.jpg

¿Es cierto que la inteligencia se hereda de las madres? Sí, parece una afirmación un tanto arriesgada pero la ciencia lo confirma: la inteligencia se hereda de la madre. Aunque la inteligencia es algo muy complejo que no depende sólo de la genética, afirman con rotundidad que es la madre la que transmite los genes relacionados con el cociente intelectual.

 

El científico estadounidense Robert Lehrke postuló que gran parte del componente intelectual de los individuos está ligado al cromosoma X. El gen de la inteligencia tiene un alto componente hereditario y se encuentra en el cromosoma X. Como la madre aporta dos cromosomas X (XX), tendría el doble de posibilidades de transmitirla. Desde entonces se han efectuado numerosos estudios que han determinado que es efectivamente la madre quien transmite la inteligencia a los hijos en un mayor porcentaje.

 

Mediante la manipulación genética de ratones. Se crearon ratones con dosis más altas de genes maternos. Y ratones con más cantidad de genes paternos. En el primer caso, los ratones nacían con un cerebro más grande y un cuerpo más pequeño, mientras que en el segundo caso, los ratones presentaban un cerebro más pequeño pero un cuerpo más grande. A partir de ahí se descubrió que el cerebro tiene zonas con mayoría de células maternas y otras zonas que tienen solo células paternas. Y no sólo eso: las células con genes de origen paterno se fueron acumulando en la zona del cerebro que tiene que ver con la alimentación, la supervivencia y el sexo, mientras que las células de origen materno se acumulaban en la zona cerebral del desarrollo del lenguaje, la inteligencia, el pensamiento y la planificación.

 

Pero dejemos estas preguntas sin contestar durante un minuto porque los experimentos van mucho más allá. En investigaciones de Hameister, Ulrich Zechner, hallaron un grupo de genes en particular dentro del cromosoma X relacionados con el desarrollo de las habilidades cognitivas, argumentando que durante la evolución de la inteligencia humana la selectividad ejercida por la mujer al buscar pareja sexual ha tenido significativa importancia.

 

Estos doctores alemanes, al estudiar genes relacionados con daños cerebrales encontraron que muchos de estos genes se hallaban en el cromosoma X. Estos genes están relacionados con la memoria y terminaciones nerviosas en el cerebro.

 

Algunos estudios demuestran que las madres transmiten una capacidad, un cociente intelectual a sus hijos. De hecho, se calcula que la inteligencia se hereda hasta un 60% (que el niño luego podrá desarrollar o no). Pero la inteligencia no depende solo de este factor. El 40% restante, depende de sus vivencias y de lo que transmitamos a través de la educación. Está demostrado que la confianza que los demás depositan en nosotros resulta determinante a la hora de alcanzar nuestras metas.

 

Sin duda, los datos más fiables los encontramos en la bióloga y genetista estadounidense Anne Fausto-Sterling, que ha dedicado su premiada carrera a las cuestiones de género, sobre todo a derribar teorías científicas sobre los roles de ambos sexos por lo que os recomendamos su libro Myths of Gender: Biological Theories about Women and Men (Los mitos de género: teorías biológicas sobre las mujeres y los hombres).

 

Poner el foco en los errores, tan solo ayuda a fomentarlos. Mientras que en el método tradicional nos centramos constantemente en los errores y los niños desarrollan el miedo a equivocarse o salirse de la norma, con este método, la motivación va encauzada en la recompensa, no en el castigo.

 

– El vínculo emocional que existe entre los padres y el bebé. De hecho, los niños con más apego a sus padres desarrollan más facilidad para superar una frustración y resolver sus problemas.

 

– La capacidad del niño a adaptarse a los cambios.

– La capacidad para resolver un problema.

– La autonomía e independencia del niño.

– La confianza y autoestima del niño.

– Valores como el esfuerzo, la perseverancia y el empeño e interés del niño por aprender.

 

La inteligencia, por tanto, se hereda en parte de la madre, en parte del padre, en parte se ve afectada por innumerables factores ambientales, y en parte se desarrolla con esfuerzo y ejercicio mental.

 

(muhimu.es)

Visto 16554 veces
Facebook Twitter +1

Comentarios