Silvio Rodríguez también dijo lo que piensa de la visita de Obama a Cuba

  • Lunes, 21 Marzo 2016 21:28
  • Facebook Twitter +1 Enviar por Correo

silvio2103161.jpg

El trovador cubano, Silvio Rodríguez, conocido por su apoyo a la revolución en la isla, se hizo eco tanto de la satisfacción por un mejoramiento de las relaciones entre la nación caribeña y los Estados Unidos, pero también de la cautela con que muchos toman estos renovados vínculos.

 

"He notado que se suele olvidar que este litigio terrible empezó porque nuestros vecinos no soportaron que decidiéramos qué hacer en nuestra propia casa. Estaban acostumbrados a que aquí se hiciera lo que ellos querían. Y haciendo bien patente su disconformidad, no solo nos negaron el habla sino que nos hicieron la guerra", expresó Rodríguez en una entrada en su popular blog Segunda Cita que circuló el lunes.

 

Rodríguez, cuyas canciones recorrieron América Latina y se convirtieron en una suerte de banda sonora de varias generaciones en el continente especialmente entre los sectores de la izquierda, saludó la llegada del presidente estadunidense Barack Obama con un dicho de su padre: "Bienvenidos Ud. y su familia a Cuba, Sr. Presidente. Nunca es tarde si la dicha es buena".

 

El trovador también expresó la cautela con la que muchos cubanos y él mismo miran el proceso, que tuvo su momento cumbre el lunes con un encuentro entre el presidente cubano Raúl Castro y Obama en la Plaza de la Revolución, ícono del proceso en la isla que distanció a ambos países por más de cinco décadas.

 

El creador de Ojalá, Unicornio y canciones de fuerte contenido político como La era, está pariendo un corazón o Fusil contra fusil mantuvo también críticas al gobierno cubano, cuando consideró que este tomó medidas equivocadas como la censura a intelectuales.

 

Rodríguez hizo además una prueba entre su familia, a quién pidió que opinaran sobre la visita y el futuro de Cuba y las publicó.

 

Incluyó los comentarios de su hijo Liam conocido como Silvito, el libre, un rapero que expresó duras opiniones contra el gobierno de la isla y que su propio padre siempre defendió como un ejemplo del derecho al pensamiento individual.

 

"Buenos días papá, sobre lo que me preguntas yo realmente no opino mucho sobre eso porque no creo en las buenas intenciones ni de Obama ni de ninguno de estos señores, pero si su interés en Cuba fuera ayudar al pueblo le diría que pasara por los barrios más calientes de Oriente", escribió Silvito Rodríguez.

 

Obama llegó a Cuba el domingo por la tarde y permanecerá en la isla hasta la tarde del martes luego de pronunciar un discurso y participar de un la apertura de un partido de béisbol.

 

Aquí el texto íntegro que Silvio Rodríguez publicó:

 

Mi familia y Obama


En estos días han llovido estampas, interpretaciones y hasta augurios sobre la visita que empezará hoy el presidente de los Estados Unidos a Cuba. Entre ellas estuvo el mensaje de Pánfilo y sus amigos que, por cierto, puse en Segunda cita, dedicándoselo a los que deseaban desentrañar el carácter cubano. Pues resulta que ayer me dijeron que el Sr. Obama había respondido varias preguntas del célebre humorista. Aclaro que no creo que los asesores presidenciales lean nuestro blog, pero es obvio que están bien informados.

 

Se ha dicho mucho que el cubano es un pueblo hospitalario y generoso. Esto es porque la mayoría somos más dados a confraternizar que a lo contrario. Yo creo que es algo genético, que nuestra historia nos fue inoculando desde su exterminio inicial, y luego con sus migraciones forzadas y/o voluntarias, con sus luchas privadas y colectivas por la supervivencia, y con esa sustancia moral que solemos llamar soberanía y que es, ni más ni menos, tener en cada momento el mayor libre albedrío que nuestras capacidades nos permitan, sin dejar de pujar siempre por más.

 

Algunas reflexiones de especialistas se basan en interrogantes sobre las calidades de las conversaciones entre dos gobiernos que han sido arquetipo de enfrentamiento durante la segunda mitad del siglo XX y lo que va de este. A pesar de posturas opuestas, se suele coincidir en que el futuro será según lo hablado. Yo, por supuesto, comparto la curiosidad por ciertos detalles, aunque supongo los matices. Pero si de algo estoy seguro es de que una cosa es lo que se dice, incluso lo que se cree honestamente, y otra es lo que resulta. Sobran ejemplos en la historia, lo mismo en el sentido de la seriedad que en el del desparpajo. Por eso tiendo a decantarme por lo que me ha movido siempre, por lo que sueño para mi país, que es dignidad, aún con las variantes que presuntamente incorporarán la dialéctica y los astros o, dicho de otra forma, las causas y los azares.

 

He notado que se suele olvidar que este litigio terrible empezó porque nuestros vecinos no soportaron que decidiéramos qué hacer en nuestra propia casa. Estaban acostumbrados a que aquí se hiciera lo que ellos querían. Y haciendo bien patente su disconformidad, no solo nos negaron el habla sino que nos hicieron la guerra.

 

Aquella causa nos apartó violentamente de lo que hubiera sido nuestra vida de pueblo aguerrido pero pacífico, mitad trabajador, mitad tarambana. Aquella causa nos obligó a tomarlo todo con más drama que choteo, nos mostró y nos acercó como nunca a las razones de la hormiga. Aunque debajo seguía bullendo aquella cosa juguetona nuestra que a principios de los 80 llevó a un amigo a confesar lo mucho que le gustaba nuestro “socialismo con pachanga”.

 

Quién sabe si ha llegado el momento de intentar empatarnos con lo que no nos dejaron ser, con lo que fuéramos de haber tenido un vecino más respetuoso y amable. Y digo quién sabe porque obviamente no todo el futuro depende de nosotros y porque, además, por más que fuera deseable ya no somos los mismos.

 

En momentos así –solo en momentos así– es concebible el deseo de prolongar la existencia, digamos otro medio siglo, a ver qué pasa. Pero como esto no es posible, pregunté a mi familia –a todos, sobre todo a los que no vivieron las causas originarias del conflicto– qué le dirían o qué les inspiraba el ilustre visitante de hoy. Y por eso concluyo este momentáneo soliloquio con lo dicho por los que me respondieron, en el orden estricto que me fueron llegando y con sus propias palabras.

 

Para no irme a la cola, me tomo la licencia de empezar con mis propias palabras para recibir a Barak Obama, las que termino con dos frases que siempre decía mi padre, Dagoberto Rodríguez:

 

Bienvenidos Ud. y su familia a Cuba, Sr. Presidente.
Nunca es tarde si la dicha es buena.
A mí que me quiten lo bailao.

 


Mi hijo Silvio Liam

Buenos días papá, sobre lo que me preguntas yo realmente no opino mucho sobre eso porque no creo en las buenas intenciones ni de Obama ni de ninguno de estos señores, pero si su interés en Cuba fuera ayudar al pueblo le diría que pasara por los barrios más calientes de Oriente como por ejemplo algunas partes de Alcides Pino en Holguín y viera las condiciones en que viven las personas y también que preguntara por los salarios en Cuba, que escuche todo lo que quiere decirle la gente incluyendo la oposición, que fuera a una marcha de las damas de blanco a ver si ese día no le caen a golpes delante de él, pero sobre todo le diría que no creyera en un gobierno que coge a los niños para hacer actos de repudio afuera de las casas de opositores y otras barbaridades que son demasiadas, pero realmente papá yo no creo ni siquiera que Obama tenga que ver con las decisiones políticas y el futuro de las relaciones entre Cuba y USA, dentro de poco ya no será presidente y quién sabe quién venga detrás y lo que tiene en mente, para mí esto es una pantalla para algo, quizás me equivoco como te digo yo ni opinó sobre esto, un beso grande.

 

Mi esposa Niurka:

 

Tengo sentimientos encontrados respecto a la visita de Obama.
Por una parte deseo que las cosas mejoren porque deseo que la vida sea mejor para la mayoría de los cubanos y que en Cuba la mayoría viva mejor, y si la visita trae consigo mejoras para la gente, pues bienvenida sea.
Pero entonces aterrizo y no lo creo, entonces prefiero que ya pasen estos tres días de visita de Obama y que vengan los Rollings.

 

Mi nieto Diego:

Yo le diría a Obama que tengo muchas ganas de ver a mi papá y por lo tanto que me otorgue un visado que me permita ir a verlo cada vez que yo pueda. Y que nos quite el bloqueo porque yo soy nadador y si Cuba pudiera tener un mayor intercambio comercial con el resto del mundo, tuviéramos, los deportistas cubanos, mejor acceso a implementos deportivos y otros materiales que ayudarían a que estuvieran en mejor estado las instalaciones deportivas.

 

Mi hija Violeta:

Si yo tuviera la oportunidad de hablar con el presidente Obama le contaría que he sido víctima de la incomunicación entre Cuba y Estados Unidos. Que he padecido en carne propia la hostilidad de los gobiernos de su país contra Cuba. La separación de mi mamá cuando se fue por el Mariel en el año 80 me ha marcado para toda la vida y, aunque está fuera su decisión, considero que en gran medida ha sido responsable ambos gobiernos de las tantas familias separadas. De haber habido una relación armoniosa entre ambos países se hubiera impedido tanta distancia y tantos años sin verse los cubanos de aquí y de allá. Y sobre todo hubiera evitado tantos muertos en el estrecho de la Florida y en la frontera mexicana. Le pediría a Obama que invalide la ley de pie seco-pie mojado que, aunque favorece a algunos cubanos para que alcancen su “sueño americano”, en la misma medida los lleva a perder la vida en el intento de alcanzar suelo norteamericano. Además de que es muy injusta con el resto de latinoamericanos que sin embargo, teniendo más necesidad de mejorar sus vidas que nosotros, no tienen el derecho de acogerse a esta ley. En cambio mueren masacrados, desaparecidos, de sed y de hambre, mujeres, hombres y niños que en vez de alcanzar “una vida mejor” logran una muerte certera. La verdad es que a mí como cubana me da vergüenza: nosotros sí, y ellos no. ¿Por qué? Obviamente esta ley no tiene otro motivo que el de incitar a los cubanos, dándoles un aparente “privilegio” a que se jueguen la vida tratando de llegar a Estados Unidos, para luego desacreditar con falsa estadística a nuestro país. Yo le diría a Obama que nos quite el bloqueo, que termine su mandato dejando al mundo convencido de que ese Nobel de la Paz que le han otorgado lo tiene bien merecido. Porque como dijera José Martí: “ El mal es accidental, solo el bien es eterno”.

 


Mi sobrina Mariela:

Tío, a priori, yo estoy a favor de las buenas relaciones de toda índole entre todos los seres, naciones, etc., pero en este caso en particular lo que me pasa es que de ellos desconfío, hasta que no se demuestre lo contrario. No lo puedo evitar.
 Cuando yo vea cambios, como por ejemplo, que levanten el bloqueo, o que quiten la Base Naval de Guantánamo, entonces podré seguramente empezar a verlos de otra forma.

 


Mi hijo Omar:

Señor Obama: sé que a veces se le identifica a usted con El Poder solo por el cargo que representa. No solo esa idea es falsa (El Poder, usted lo sabe bien, tiene muchas raíces, y muchas están en la sombra), sino que usted mismo se ha visto limitado e impedido en su propio país para emprender algunas políticas. Además, se acerca el final de su mandato, y tendrá que pasar el relevo. Teniendo en cuenta todo esto, y dado que su poder real es limitado pero aún así real y efectivo, lo que le quiero decir respecto a Cuba son dos cosas.

 

No soy ingenuo, sé que existen intereses dentro de Estados Unidos para reabrir las relaciones con Cuba, y por lo tanto usted no ha estado solo, pero aun así le reconozco la valentía política para haber dado el paso. Al fin y al cabo, sí hay sectores en su país que siguen resistiéndose a cualquier cambio en la política respecto a Cuba, y ha hecho usted una apuesta decidida y valiente. Las posiciones maniqueístas, el “estás conmigo o estás contra mí” y otras falsas dicotomías solo han fomentado el desconocimiento mutuo. Ya basta de culpar al otro y no asumir los propios errores. La mayoría de la gente, aquí y allá, queremos acceso a la sanidad y a la educación de calidad, a Internet y poder ganarnos la vida.

 

Lo otro que le quiero decir es que, aun conociendo sus límites, este camino no se puede quedar a medias. Lo que espero de usted es que consiga que el retorno a esa vieja política propia de la Guerra Fría tenga un alto coste político, económico y social para los futuros representantes de su país. Que esto no tenga marcha atrás. Que a los que vengan les cueste más regresar que seguir para adelante. Eso me parece que es lo mejor para los dos pueblos, y lo mejor que usted puede hacer. El simbolismo de unas fotos y unos titulares es importante, pero lo es más que se ayude a mejorar la calidad de vida de la gente.

 

Mi hija Malva:

Opino y reconozco que la visita del presidente Omaba es un acontecimiento histórico; pero sinceramente si su visita no hace mejorar la situación en Cuba, beneficiar a los ciudadanos o no hace nada importante como levantar el bloqueo o quitar la base de Guantánamo, no le veo sentido. Simplemente es un acontecimiento simbólico que en mi caso me dará un receso en la escuela por dos días, pero solo eso y nada más, así que honestamente me es indiferente.

 

Mi suegra Mirta:

Hoy llega Obama a Cuba, estoy plenamente convencida de que es un día que quedará marcado en la historia de Cuba pero no tengo la certeza de cuál será la repercusión final de este viaje. Obama ha dicho claramente que la visita servirá para promover cambios polí­ticos en la isla.

 

Pienso y recuerdo. Los que como yo hemos tenido el privilegio de haber vivido y poder rememorar todo lo sucedido desde aquel día en que nos despertamos en la mañana con el grito de ¡Batista se fue!, este día tiene sin dudas un significado especial.

 

Pero las sensaciones son encontradas, ¿siento que ha ganado Cuba? No puedo afirmar ni lo uno ni lo otro, es cierto que muchas cosas han cambiado, algunas para bien y otras para mal, es cierto que mucho hemos dejado a lo largo de estos años. Recuerdo muchos momentos, las carencias, la beca, las incertidumbres, los miedos desde adentro y desde afuera, las amenazas, años en estado permanente de guerra psicológica, el encierro en la isla “rodeada de aguas por todas partes”, los entrenamientos militares, el cordón de La Habana, la Crisis de Octubre y el U-2 con el piloto yanki sobrevolando mi Instituto Pre-universitario, la homofobia, las concentraciones en la Plaza de la Revolución, lo tranquila que es La Habana si la comparamos con otras ciudades del continente, el privilegio de tener una atención de salud adecuada, las posibilidades de estudios, la libreta de abastecimiento, el pan nuestro de cada día, los apagones, la mochila preparada durante muchos por si la familia tenía que evacuar la capital porque nos atacaban, la pasta perla, la falta de desodorante, los kikos plásticos, la bicicleta… ¿se pueden borrar todos estos años con una visita de 2 días de Obama?

 

Definitivamente mi sensación es ambivalente, siento júbilo y tristeza, certeza e incertidumbre, siento seguridad y miedo.

 

Mi hijo José Ernesto (el lunes 21)

Wonderfull!!!
Que estas relaciones estén marcadas por el equinoccio de primavera y el día de la poesía.
Que este poema bilingüe florezca en una fructífera primavera para que 2 culturas ansiosas de estrechar sus manos cansadas de tanto mirarse a través de los lentes envenenados de la política.

 

Whitman y Martí los ayuden a encontrar las vías participantes para que esta primavera sea y que así sea.

 

(segundacita.blogspot.es)

Visto 6948 veces
Facebook Twitter +1

Comentarios