“Deep Facebook”: grupos secretos estremecen las redes sociales (+detalles) | La iguana TV
“Deep Facebook”: grupos secretos estremecen las redes sociales (+detalles)
domingo, 27 de marzo 2016

cuadro-fb.jpg

Técnicamente, existen desde siempre. Grupos religiosos, logias y hermandades se reúnen de modo exclusivo y selectivo en secreto desde hace siglos. Claro que en la era de las redes, los grupos secretos adquieren otra utilidad y otros espacios -virtuales- en donde desarrollarse.

 

La red social por excelencia que los aglutina es Facebook y para muchos ya se convirtieron en la evolución natural de los cada vez más demandantes y caóticos grupos de WhatsAppo las eternas cadenas de mails que buscan ponerle fecha a un encuentro, mientras que en otros casos se están transformando en verdaderos creadores de comunidades.

 

Dentro de lo que son las miles de opciones que brindan las redes sociales, los grupos suelen resultar de gran utilidad, como afirman desde Facebook a La Nación: “Más del 60% de los 1600 millones de usuarios activos de Facebook utilizan grupos para descubrir, conectar, experimentar y conseguir metas conjuntas. Mark Zuckerberg utiliza esta opción y participa del grupo A Year of Running”, detallan.

 

Ciertamente, los grupos secretos son uno de los tres tipos que pueden crearse en Facebook (además de los abiertos o públicos y de los cerrados). Para estos últimos, una vez identificado, sólo hace falta pedir admisión. Pero esto nunca puede hacerse para ingresar a un grupo secreto ya que -y de ahí su enigmática existencia- si se intenta encontrarlo poniendo su nombre en el buscador, no aparece. Sólo se puede dar con él si uno de sus miembros invita a participar. Esto asegura que “califiquen” para pertenecer, ya que además de tener que ser conocido de alguien, la admisión pasa necesariamente por el filtro del administrador. Esto genera una especie de deep Facebook que se mueve en las profundidades de la red social y que para la mayoría de los usuarios es desconocido.

 

Convenientes


Por definición, el criterio aglutinador suele ser también el excluyente. Dentro de un curso de inglés, muchos se conocieron, pero no todos “pegaron onda”: grupo secreto. Despedida de soltera de una amiga, fotos “subidas de tono”, no aptas para novios y maridos, pero sí para un sinfín de comentarios y carcajadas: grupo secreto. Debatir temas científicos, cinéfilos o de nicho, entre pares: grupo secreto. Recibir una recomendación de un plomero o de dónde hacerse un tatuaje, pero no de cualquiera, sino de parte de alguien en quien uno confíe: grupo secreto.

 

¿A qué se debe en definitiva el éxito de los grupos secretos? Por un lado, al ser Facebook una aplicación que se maneja desde un smartphone, estos grupos pueden pensarse como una evolución de los grupos de WhatsApp, que además de resultar cada vez más invasivos, no son útiles a la hora de intentar encontrar la dirección de un lugar que alguien tiró veinte mensajes antes, o para postear fotos que queden para ser comentadas y que no se pierdan en la marea de un chat grupal.

 

“Esto se usa en principio para grupos que quieren un espacio, que lo que antes se hacia en foros privados, pero con la ventaja que se da en la interface que ya conoces que es la de Facebook, entonces cuando entras lo ves simple, tanto para comentar como para subir una foto, esa economía discursiva, que tú no tengas que aprender cómo usarlo, hace que funcione y que tenga mucho éxito.

 

El tema es, como siempre, preguntarse ¿secreto ante quién? No es que están encriptados y nadie los puede ver, Facebook ve todo. Si vos quieres que otro usuario no lo vea, el grupo secreto es una solución. Si estás buscando que realmente sea secreto no, porque es una plataforma abierta”, advierte Mariano Feuer, director creativo de @EsViral.


“Su uso suele ser diverso: grupos de amigos, ámbitos laborales que los crean para intercambiar data, de organización comercial o no comercial, por ejemplo muchos padres de algún grado de la escuela que no quieren que la foto de los chicos esté expuesta o que puedan encontrarlos, los usan -agrega Feuer-. Igual la verdad es que puede resultar engorroso porque necesitas autorización no de cualquier miembro, sino que tiene que ser del administrador, entonces muchas veces lo sacan de secreto porque hay que administrarlo”.

 

Venta y compra

 

Además de usos más vinculados a las interrelaciones personales, los grupos secretos están dando lugar a verdaderas comunidades tanto de consejos como de compra y venta que ya suman miles de miembros. El hecho de poner énfasis en la selección del perfil de cada participante y el sentimiento de pertenecer no solo a un grupo sino a una comunidad, hace que quienes miran con recelo o desconfianza sitios de compra venta masivos, encuentren en este tipo de grupos un lugar en el que se sienten más seguros.

 

En tiempos en los que reina la desconfianza y la cautela a la hora de interactuar con desconocidos, grupos de compra y venta como Less is More, Free Market o Cheap to Cheap, y de consejos y contactos con gremios como Agenda Amiga o Cheap Tips, encuentran su base precisamente en la confianza, sea tomando un consejo como una niñera para cuidar a los chicos de parte de un miembro al que se desconoce, como dejando entrar gente al hogar para retirar muebles o para probarse ropa.

 

“Nunca tuve miedo y me manejé con naturalidad y confiando en que todos los miembros del grupo pertenecemos al mismo nivel social y cultural y hasta barrial, sobre todo al principio del grupo. Personalmente, nunca tuve ninguna mala experiencia con las personas que vinieron y hasta se han probado prendas en casa. Sí evito que suban hombres y a los que han venido, los recibí en la planta baja”, cuenta Justina Rubio, comunicadora social de 39 años, miembro de Cheap to Cheap, en el que ya vendió más de cincuenta prendas.

 

Para Carolina Cavalieri, diseñadora de indumentaria de 41 años que hace menos de uno creó la comunidad Less is More -en la que se venden desde vajilla hasta departamentos, se arman grupos de running y se generan amistades entre sus más de 16 mil miembros- la clave hablando en términos de seguridad, está en el control desde la administración: “Cada miembro pasa por mi filtro, yo hago un estudio de perfil y en base a eso veo si esa persona ingresa o no, y si ingresa alguien que tengo ciertas dudas pero no quiero dejar afuera porque me parece espantosa la discriminación, monitoreo su comportamiento en el grupo por un tema de seguridad, solo para quedarme tranquila que estamos todos ok”, explica.

 

Y para lograrlo, se maneja de forma exhaustiva: “Tengo un aproximado de 5900 mails diarios, más todos los inbox que contesto en forma constante. Si suben una publicación que me resulta dudosa trato de participar para poder recibir notificaciones y ver cómo se va desarrollando esa transacción, si se cumple o no, y en qué circunstancias, eso hace que la gente se sienta confiada. Lo Mismo me pasa que si alguna concreta una entrevista para ver algo y para probarse con alguien que no conoce, me escriben para avisarme y le hago saber que estoy al tanto de que está yendo a probarse. Es un trabajo, pero me apasiona”, sostiene. Y todo parece indicar que funciona: en las alrededor de 1600 transacciones mensuales que contabilizan, no registraron ningún caso desafortunado.

 

“De Agenda Amiga saqué un consejo para combatir los mosquitos, un lugar para hacerme un piercing y muchas veces leo cosas que por el momento no tienen utilidad en mi vida, pero que quizás en otro momento me sirvan, como plomeros, carpinteros, remises”, cuenta Nathalie Jarast, licenciada en Letras de 27 años. Sin embargo, el caudal de información que circula también puede resultar abrumador “Hay cosas muy graciosas como una que no encontraba la mamadera del hijo porque el nene la había escondido y se armó un superdebate y cada uno daba sus consejos. Y otra gente que pregunta cosas irritantes como ‘tengo una picadura’ y pone la foto, ‘¿qué bicho puede ser?”, agrega Nathalie.

 

Lo que sigue son algunas sugerencias para que estos grupos funcionen mejor, según los especialistas de Facebook:

 

Publique temprano y con frecuencia: los grupos tienen más éxito cuando sus fundadores lo administran desde su creación y publican más a menudo. Comience con publicaciones de temas que animen a la gente a unirse, comparta desde el primer momento y dé “me gusta” a publicaciones de otros miembros.


Corra la voz: los grupos prosperan cuando los fundadores invitan gente a unirse -añaden personas como administradores para el grupo y animan a otros miembros a invitar a sus amigos o redes-. En los grupos abiertos, añadir etiquetas como vida, deportes o comida ayudan a que otras personas encuentren su grupo y puedan unirse.


Que sea visual: Facebook encontró que los grupos más llamativos incluyen logotipos, imágenes, descripciones u otros elementos visuales. Considere agregar un enlace o una imagen a todas las publicaciones en la página del grupo. También puede agregar archivos a su grupo.


Evidentemente, los hay de todos los tipos y colores, e incluso pareciera existir el grupo secreto ideal para cada quien. La clave está en lograr encontrarlo o, mejor dicho, en lograr ser invitado.

 

(laopinión.com)

 

 

 

Visto 6,415 veces
Comentarios