03/03/2014 | Actualizado 01:00:39 pm |
PERIODISTA OPOSITORA CUENTA CÓMO VECINOS INSULTARON Y AMENAZARON CON UN PALO A HIJA DE SIMÓN DÍAZ
“Ahora estamos amenazados por vecinos” denunció la periodista de oposición, Milagros Socorro y se confesó “paralizada ante el hecho” de que sus “propios vecinos hubieran devenido” en sus “verdugos”.
La periodista y escritora venezolana, Milagros Socorro, escribió un artículo de opinión para narrar una experiencia que vivió junto a la hija de Simón Díaz, Bettsimar Díaz, a la que denominó “secuestro” por parte de “sus propios vecinos” guarimberos, que con barricadas impiden el paso vehicular y peatonal como forma de protesta generalizada en sectores de clase media alta. “Si queríamos trasponer el seto, había que pedirle permiso a los nuevos dueños de las calles”, fueron sus palabras.

El artículo en cuestión, titulado “Nuestros propios vecinos”, y publicado en la página web de la que Socorro es directora, CodigoVenezuela, da cuenta de cómo estas dos mujeres, figuras públicas que intentan ir a dar una vuelta en su vecindario, se enfrentan a estos vecinos llenos de ira que las violentan con empujones, insultos, bulla ensordecedora y hasta amenazan con palos por pensar diferente acerca de este transgresor método de protesta. “Perras”, “sucias”, “váyanse de Venezuela”, “vendidas”, fueron algunos de los insultos reseñados por la indignada mujer.

"Cuando llegué al lugar, ya Bettsimar estaba allí. Con la firmeza que la caracteriza estaba increpando a los hombres que estaban haciendo la guarimba. “Si tú tienes derecho a cerrar mi calle, yo lo tengo a abrirla”, les decía mirándolos a los ojos y sin el más mínimo rastro de temor.", expresa sobre el enfrentamiento entre la hija del Tio Simón y los guarimberos.

“Yo no te voy a pedir permiso a ti, que pretendes secuestrarme. Tú no tienes derecho a hacer esto. Ni aquí en ninguna parte. Pero lo haces aquí, porque sabes que no corres ningún riesgo (…) ¿Por qué no lo vas a hacer en el 23 de enero, si eres tan valiente? ¡Cobarde! Eso es lo que son, cobardes”, va contando la escritora lo que su compañera les gritaba a sus vecinos guarimberos.

Anadió que "una mujer hacía sonar una especie de trompeta muy cerca de Bettsimar. Uno de los héroes cogió un palo y empezó a blandirlo delante de mi amiga".

Por su parte, esta periodista se confiesa “paralizada ante la circunstancia, muy dolorosa, de que nuestros propios vecinos hubieran devenido en nuestros verdugos”. Y hasta confesó que un joven que “quiso grabar a los guarimberos con su celular” luego fue vilipendiado y robado.

Contradictoriamente, el artículo se llama, “nuestros propios vecinos”, pero la periodista, Premio Nacional de Periodismo, termina sus ideas, señalando a estos guarimberos como “infiltrados” e “hijos de Chávez”. Aunque en su narrativa describe como “empezaron a bajar vecinos de los edificios. También vinieron corriendo empleados de establecimientos cercanos e incluso el dueño de cierto café con toldo, todos a rodearnos y a vociferar”.

“Ahora estamos amenazados por vecinos” fue la conclusión de la periodista opositora que luego reconoció que estos venezolanos y venezolanas que están en contra de la violencia, no tienen “apoyo” de sus líderes que no supieron “dar lineamientos para una protesta creativa, efectiva y que no acarree más violencia”.

(LaIguana.TV)
Comentarios